Pokemon Go, el reto que trajo el cambio a Google